Inicio Clubes El día que Rangers debutó en Primera División

El día que Rangers debutó en Primera División

Por Patricio Arias

Luego de tres años jugando por la División Honor Amateur (DIVHA), en marzo de 1952, el presidente de Rangers de Talca, Héctor del Solar, junto a los directores Jaime Gatica y Raúl Barrios, viajó a Santiago para asistir a unareunión de la Federación de Fútbol de Chile, la que traería un giro en 180 grados en el club talquino.

En la instancia, las instituciones afiliadas aprobaron por mayoría crear una serie de Ascenso y, tras la votación de los 12 clubes de Primera División, Rangers, junto a Santiago National, Maestranza Central de San Bernardo; América y el Instituto O’Higgins de Rancagua, Trasandino de Los Andes, Thomas Bata de Peñaflor y Palestino, fueron elegidos para dar vida a la nueva categoría.

La noticia rápidamente se supo en la comunidad talquina, donde, de manera muy orgullosa, comenzaron a realizar esfuerzos económicos para sacar adelante al club de la ciudad. Fue a través de captación de nuevos socios que los directivos intentaron enaltecer el nombre de Rangers y de Talca en la naciente serie de Ascenso.

Aventura

En esta nueva aventura, Rangers fue protagonista de principio a fin, siendo puntero gran parte del torneo, llegando inclusive a la última fecha con la opción intacta de ser campeón. El último partido de los ‘piducanos’ se jugaba en la capital del país, ante Santiago National, instancia en la que los rojinegros no defraudarían, ya que se impusieron por 4-2, con tres goles de Nelson Gaete y uno de Héctor Avilez, provocando el júbilo de los cientos de ranguerinos que gritaron “¡Campeón!” al escuchar el pitazo final, con lo que se cumplía el sueño de los hinchas de ser parte de la serie de honor del futbol chileno, derecho reservado en primera instancia sólo al campeón.

No obstante, el reclamo que mantenía Palestino en contra de Maestranza Central amenazaba las aspiraciones de los talquinos, más aún cuando finalmente aquella reclamación fuera acogida por la Federación de Futbol de Chile, con lo cual los ‘árabes’ igualaban en puntos (28) con Rangers, lo que provocó la molestia del club talquino. Para apaciguar las quejas, a la Federación no le quedó otra que realizar algunos cambios a los estatutos, decidiendo que tanto Rangers como Palestino ascendieran a Primera División.

Pese a que los dos clubes habían asegurado su lugar en la categoría estelar, se debía definir al campeón del primer torneo de la serie de Ascenso. Por esta razón, el 25/01/1953 en la cancha neutral de la Braden Cooper en Rancagua, se jugó la definición. En los 90 minutos el partido terminó igualado 2-2, lo que llevó el compromiso a tiempo extra, lo que perjudicó a Rangers, ya que el árbitro del partido, el inglés Walter Manning, había expulsado a Miguel Pino, por lo que Palestino aprovechó la ventaja numérica y anotó dos tantos más, por lo que terminaron ganando el partido por 4-2.Está claro que Rangers no fue campeón, pero logró el objetivo más importante: participar en la serie de honor del fútbol chileno. Hasta ese momento sólo habían dos equipos de provincias en la división: Santiago Wanderers de Valparaíso y Everton de Viña de Mar, a los que se sumaría el equipo rojinegro, que sería el único equipo del sur de la capital en la máxima categoría.

Expectativas

Ahora había que cumplir con las expectativas en este nuevo desafío y, en ese sentido, el periodista Julio Martínez, en su columna del 11/02/1953 en el diario Las Ultimas Noticias, comentaba: “La responsabilidad del Rangers es grande pues, y ahora que su participación en la competencia más apasionante del país es un hecho, corresponde a sus timoneles una tarea pesada y difícil de la que no pueden desentenderse. Son muchos los deportistas que esperan ver cumplida esa tarea con entusiasmo, muchos sacrificios y altura de miras, porque los colores de Rangers más que a un club o nombre determinado representarán a una ciudad”.

Si bien las ganas estaban, el problema fundamental de Rangers era económico y, para eso, la dirigencia comenzó una fuerte campaña para recolectar dineros, primero para armar un equipo competitivo y, luego, para poder financiarlo durante toda la temporada. La idea principal era duplicar la cantidad de socios y que cada donación realizada al club, para mayor transparencia, sería publicada en el diario La Mañana, de Talca. 

Gracias a los fondos que el club reunió llegaron Salvador Maggiolo, Enrique Vilanova, Gregorio Espinoza, Osvaldo Morales y uno que dejó huella en Rangers, elegido el mejor portero en la historia del club, el argentino Walter Behrends Danovara, quienes, junto a la base del año anterior, defenderían la casaquilla roja y negra bajo la dirección técnica del chileno Charles Bown.

Las expectativas en Talca fueron creciendo a medida que se acercaba el debut en Primera División. El comercio local apoyaba a Rangers con letreros en sus vitrinas, y el ambiente de fiesta se sentía en toda la ciudad. Así llegó el tan esperado primer partido de Rangers en Primera División, el 3/05/1953, a las 15:00 horas, ante un gigante del fútbol chileno, Universidad Católica, que contaba con el internacional Sergio Livingstone, entre muchos de los destacados futbolistas ‘cruzados’. En el papel, y no sólo en el papel, un rival difícil, pero que sería el examinador ideal para ver de lo que era capaz el conjunto ‘rojinegro’ en la entrante temporada.

Y Rangers no defraudaría a los 7.134 espectadores que fueron a presenciar su debut en Primera División, al vencer a Universidad Católica por 4-3. Los goles rojinegros fueron obra de Alejandro Aguilar, en dos ocasiones, un autogol de Miguel Busquets y un tanto de Julio Abatte, mientras que los descuentos de Universidad Católica fueron convertidos por Miguel Ángel Montuori, en dos oportunidades, y un gol de Horacio Johnson.

Partido

La Revista Estadio, uno de los principales medios especializados de la época, destacó el debut de Rangers y tituló: “Defendió la plaza”. En su escrito agregó: “Hay nueva plaza, nuevos colores, nueva savia y nueva mística en el Campeonato Profesional del Futbol. Talca, la vieja y señorial Villa San Agustín de Talca. Con su Rangers cincuentenario como bandera y una casaca de rojo y negro en franjas transversales como distintivo, y el orgullo regionalista como emblema”.

Además, el periodista de la citada publicación, que viajó a la capital del Maule exclusivamente al partido, no sólo se preocupó de dar nota al acontecer del encuentro, sino que agregó en sus líneas la expectación de una ciudad provinciana por el debut en el fútbol de honor, y también la inexperiencia de la dirigencia de la época al indicar: “La gente de Rangers se desorientó y con toda razón. Contrató jugadores que después de haber firmado el papeleo y recibir parte de la prima, echaron pie atrás y se fueron a otra tienda”. 

Con respecto al partido propiamente tal, el periodista de Estadio Antonino Vera aseguraba lo siguiente sobre Rangers: “…pocas veces vi jugar con mayor ardor, atacar con voluntad y defender con mayor coraje. La cancha de Talca es chica, el mínimo reglamentario, así es que los visitantes andarán amontonados y los locales en ubicaciones que se saben de memoria. Si el huésped atacaba, en el área se cerraba el cerco, se salía de él para contraofensiva simple, pero veloz, incisiva y voluptuosa”.

El diario La Mañana tituló al día siguiente simplemente: “Sus 2 primeros puntos obtuvo el Rangers”, mientras que el diario La Nación título: “Primer día de fiesta para el futbol talquino”, y agrego simplemente: “Talca, Paris y Rangers”.

El debut de Rangers en Primera División fue una verdadera fiesta para la ciudad, una fiesta que sigue 67 años después en el profesionalismo, entre altos y bajos, pero la mística, los colores, el querer que el equipo de la ciudad juegue de igual a igual ante los llamados “grandes” del futbol chileno, siguen más vivos que nunca, al igual que aquel lejano 3/05/1953, siendo el primer club del “sur de Chile” en jugar en la Serie de Honor del Futbol Profesional Chileno.

 

El partido:

RANGERS 4 -3 UNIVERSIDAD CATÓLICA

3/05/1953. Fecha 1 Primera División 1953. Estadio Fiscal de Talca. Público: 7.134. Árbitro: José Luis Silva. 15:00 hrs.

RANGERS: Luis Morales; Carlos León, Hugo Badilla y Nibaldo Saldívar; Andrés Catalán y Omar Cabral; Nelson Gaete, Orlando Romero, Alejandro Aguilar, Julio Abatte y Osvaldo Morales. DT Charles Bown.

UNIVERSIDAD CATÓLICA: Sergio Livingstone; Manuel Álvarez, Fernando Roldán y Claudio Molina; Miguel Busquets y Sergio Sánchez; Félix García, Horacio Johnson, Horacio Cisternas, Miguel Ángel Montuori y Luis Orellana. DT XX

Goles: Aguilar 1’, Montuori 34’, Johnson 45’, Aguilar 47’, Busquets 55’ (ag), Montuori 57’ y Abatte 64’. 

Fuentes: Diarios La Mañana, La Nación y Las Ultimas Noticias, revista Estadio y libro “Un Siglo Rojinegro” (2002).

Artículos Relacionados