Inicio Clubes Los últimos pasos de Naval en Primera División: Liguilla de Promoción 1990

Los últimos pasos de Naval en Primera División: Liguilla de Promoción 1990

Por Fabian Mardones

Entre el 17 y el 22/01/1991 se disputó, en el Estadio Regional de Antofagasta, la Liguilla de Promoción correspondiente a la temporada 1990, la que jugaron Naval de Talcahuano y Everton de Primera División; y el local, Deportes Antofagasta, segundo de la zona norte de Segunda División (actual Primera División B), tras Coquimbo Unido; y Rangers, equipo que ocupó la misma posición en el grupo sur, detrás de Provincial Osorno.

El cuadro navalino, perteneciente en aquel momento a la Armada de Chile, llegó a dicha instancia con la sombra de su eventual desaparición, debido a los problemas económicos que había presentado la institución uniformada en la administración del club, y tras salvarse del descenso con un triunfo como visitante ante Deportes Iquique, rival directo en la lucha por no bajar a Segunda División, en la penúltima fecha del torneo.

En el plantel del equipo del “Ancla”, dirigido por Eduardo de la Barra, destacaban el arquero Marcelo Ramírez, más los experimentados mediocampistas Víctor Merello y Arturo Jáuregui, mientras que en delantera cumplía su primera temporada en la máxima división del fútbol chileno Juan ‘Candonga’ Carreño.

Everton, en tanto, tuvo que esperar hasta la última jornada del campeonato de Primera División para mantener la categoría -apenas por diferencia de goles- y jugar esta liguilla en el norte para poder seguir un año más en la Primera División.

En el equipo viñamarino, comandado técnicamente por el ex arquero argentino Miguel Ángel Leyes, sobresalían las figuras del volante trasandino Edgardo Geoffroy, de dilatada trayectoria en Primera División, y los hermanos Juan Carlos y Luis Guarda.

Por la Segunda División estaba el representativo local, que llegó al minitorneo gracias a los dos puntos de bonificación obtenidos por ganar la Copa Apertura de la Segunda División, y ubicarse a tres puntos de Coquimbo Unido en la zona norte en la liguilla de ascenso de la Zona Norte.

Los antofagastinos, entrenados por Hugo Solís y favoritos para ascender a Primera División, tenían en defensa a los ex colocolinos Williams Alarcón y Alfonso Neculñir; al mediocampista Sergio Marchant como gran figura; y en delantera al uruguayo Rafael Imerso y al experimentado puntero Hermes Navarro.

El cuarto equipo de esta ‘liguilla del terror’ fue Rangers de Talca, cuadro que terminó en segundo lugar de la Zona Sur del campeonato de Segunda División, a seis puntos de Provincial Osorno.

Los ranguerinos, que arribaron a Antofagasta con tres meses de sueldos impagos y dirigidos técnicamente por el uruguayo Jorge Luis Siviero, tenían un plantel en que destacaban Víctor Ibarra, en el arco; Juan Ubilla, en defensa; Pablo Prieto, en el mediocampo; y un joven Cristián Montecinos en el ataque.

Desarrollo del torneo

Primera jornada

Leyendo la prensa de la época, podemos deducir que no se exhibió buen fútbol en la cancha del Estadio Regional de Antofagasta: “Demagogia pura sería acaso pretendiéramos atribuirle una jerarquía que no tiene a esta liguilla promocional. Descarnadamente, todos sus protagonistas han reflejado de algún modo las razones que los condujeron a estas instancias”, decía la nota de la revista Minuto 90, firmada por Johnny Grieg.

“Apenas algunas actuaciones individuales alcanzaron a entibiar un torneo protagonizado por equipos débiles y carentes de recursos”, se puede leer en el segundo párrafo de la crónica titulada “Al margen del público, casi nada”.

El primer partido de la liguilla, preliminar en la jornada doble que dio inicio al torneo, el jueves 17/01/1991, fue arbitrado por Segundo Toledo y terminó en empate 1-1 entre Naval y Rangers, con gol de Héctor Francino para los de Talcahuano, a los 20 minutos del primer tiempo; y un autogol del lateral Nelson Figueroa que favoreció a los rojinegros, a los 37 minutos de la etapa inicial.

El segundo match de este minitorneo se jugó ante 20.920 personas y enfrentó a los locales con Everton de Viña del Mar. El partido, dirigido por el árbitro mundialista Gastón Castro, terminó empatado 3-3. Luis Guarda abrió la cuenta para los ‘ruleteros’ a 17 minutos de iniciarse el partido, su hermano Juan Carlos -de cabeza- estiró la diferencia a los 29 minutos de la primera fracción. Sergio Marchant descontó de penal para los antofagastinos a los 37’, mientras que el central argentino Juan Carlos Segovia volvió a aumentar la distancia para los viñamarinos, con un testazo a los 42 minutos de la primera parte. En la etapa final, el “héroe de la jornada”, Sergio Marchant, anotó de zurda el 2-3, a los tres minutos, y empató el partido, a los 12’ de la segunda parte, mediante otro lanzamiento penal.

 Segunda jornada

La segunda reunión doble, disputada el sábado 19/01/1991, comenzó con el choque entre los representantes de Primera División: Everton y Naval, los que empataron a un gol, con anotaciones de Luis Guarda, mediante cabezazo, a los 21 minutos del primer tiempo para los evertonianos; y de Óscar Lee-Chong, uno de los mejores jugadores de la liguilla -según Minuto 90-, a los tres minutos del complemento.

Al partido de fondo, entre Deportes Antofagasta y Rangers, asistieron 21.222 espectadores que vieron un emocionante empate 3-3. La particularidad de este cotejo, dirigido por el árbitro Luis Navarrete, es que los talquinos jugaron gran parte del segundo tiempo con ocho futbolistas, debido a las expulsiones de Patricio Marzán, César Muena y Cristián Montecinos, lapso en que consiguieron ponerse arriba por 3-2, logrando el empate el equipo anfitrión apenas en los descuentos.

Marzán abrió la cuenta en el minuto 32 del primer tiempo, pero Sergio Marchant empató a los 35’. Hermes Navarro puso arriba al cuadro local, a los 12 minutos del segundo tiempo, provocando los reclamos del elenco del Piduco que finalizaron con tres expulsados. Pese a eso, como decíamos en el párrafo anterior, Rangers logró dar vuelta el marcador con goles de José Ortega, a los 81 minutos, y del hoy diputado Pablo Prieto, a los 89’. Recién a los 91’ Hermes Navarro logró empatar.

 El preliminar de la jornada final

La última reunión doble, a la que llegaron los cuatro equipos empatados con dos puntos debido a los empates de las jornadas anteriores, se disputó el martes 22/01/1991. Según los números oficiales asistieron 26.066 personas, sin embargo, “la cantidad de ‘colados’ sobrepasó todos los límites”, según narran las crónicas de la época.

En el primer partido, arbitrado por Sergio Vásquez, se enfrentaron Everton y Rangers. El equipo que ganara formaría parte del campeonato de Primera División 1991. El triunfo fue para los de Viña del Mar, por 2-0, con anotaciones del defensa argentino Edgardo Arasa, a los 15 minutos del segundo tiempo mediante golpe de cabeza, y de Luis Guarda, a seis minutos de que finalizara el compromiso, por lo que los ‘ruleteros’ lograron mantener la categoría al menos por un año más.

El último partido de Naval como equipo de Primera

Tras el triunfo viñamarino, toda la atención se trasladó al partido de fondo: Deportes Antofagasta versus Naval. El favorito, el que llevó el torneo a su sede, el que contaba con el apoyo de un multitudinario público, contra un equipo con la sombra de su posible desaparición encima. Los locales sólo necesitaban el empate para ascender a Primera División, mientras que a los navalinos sólo les servía ganar, ya que tenían menos goles a favor que el cuadro ‘puma’ (2 v/s 6).

“El Regional casi se vino abajo”, aseguró Minuto 90, apenas a tres minutos de iniciado el partido, cuando el lateral Félix Araos abrió la cuenta a favor de Deportes Antofagasta. En la segunda etapa, sin embargo, el nerviosismo se apoderó del recinto ubicado en avenida Angamos cuando, en los 55’, Juan Carreño empató el marcador. Después de los nervios vino el silencio con el gol de Mario Pérez, en los 65’, que significó el 2-1 para Naval.  Finalmente, el delantero Héctor Francino puso el 3-1 final en los 80’ y el silencio se transformó en malestar, el que, consumado el frustrado ascenso de los antofagastinos, se reflejó en los desmanes ocurridos en los alrededores del estadio una vez finalizado el partido.

Para la historia, Deportes Antofagasta formó con José Castillo en el arco; Lindolfo Sepúlveda, Alfonso Neculñir, Manuel Quezada y Félix Araos en defensa; Leandro Romero, el paraguayo Gaspar Mercado, Williams Alarcón y Sergio Marchant en el mediocampo; y Carlos Zúñiga con Hermes Navarro en delantera. En el segundo tiempo, a los 34 minutos, ingresaron David Elgueda y Orlando Llanos, en reemplazo de Sepúlveda y Marchant, respectivamente.

La última alineación de Naval como equipo de Primera División fue con Marcelo Ramírez en el pórtico; Nelson Figueroa, Héctor Díaz, Héctor Roco y Leonel Pedreros en la última línea; Víctor Merello, Juan Rojas, Óscar Lee-Chong y Arturo Jáuregui en zona de volantes; y Juan Carreño con Héctor Francino en ataque. En el segundo tiempo, a los 10 minutos, Mario Pérez reemplazó al ‘Chueco’ Merello.

La desafiliación

Naval se quedó en Primera pero, a mediados de febrero, antes de iniciarse la temporada 1991 y confirmando los rumores que se esparcían como pólvora, la Armada de Chile notificó la desafiliación del equipo a la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANAFP, en aquel entonces)

En una carta dirigida al presidente del fútbol chileno Abel Alonso, se comunicaba que: “El Directorio del Club de Deportes Naval ha decidido desafiliar a su equipo de fútbol de la Competencia de la ANAFP”, tal como años antes lo había hecho con su representativo de básquetbol en la Dimayor.

El Club de Deportes Naval no participará en esta temporada en vuestra competencia de fútbol, comunicación que se la hacemos con tiempo aceptable de anticipación como para que el directorio de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional tome todas las providencias que sean necesarias para el reemplazo de nuestro cuadro deportivo”, continuaba la misiva.

Finalmente, el directorio navalino remarcaba que: “La decisión adoptada es de carácter irrevocable, por lo que estimaremos profundamente que la ANAFP, que Ud. tan dignamente dirige, ejerza su autoridad deportiva para dar por superada esta situación y que tanto sus directivos como la prensa especializada respeten la autonomía del Club de Deportes Naval para decidir su futuro”.

A juicio de Eduardo de la Barra, técnico de aquel equipo, Jorge Martínez Busch, quien sucedió a José Toribio Merino como comandante en jefe de la Marina: “Quería que la plata del fútbol pasara a eventos de regatas”, como declaró en una nota del 18/04/2020 al Diario Concepción.

Así, los hinchas navalinos, que vivieron grandes jornadas a inicios de los 80, llegando incluso a dos liguillas consecutivas para clasificar a Copa Libertadores de América, se sumieron en una profunda tristeza, herida que aún no cierra en muchos de ellos. Su cupo en Primera División fue ocupado por el propio Deportes Antofagasta, ya que la dirigencia del fútbol chileno optó por el tercer lugar de la Liguilla de Promoción, en desmedro de los argumentos de Rangers, que había obtenido más puntos que los antofagastinos en el torneo de Segunda División, y Deportes Iquique, descendido como penúltimo de Primera División.

Un largo camino que ya se extiende por 30 años

El vacío dejado en Talcahuano por el fútbol profesional fue ocupado por Los Náuticos, equipo que en 1991 participó en Tercera División, y que cambió su nombre a Deportes Talcahuano al año siguiente. Los ‘choreros’ ascendieron en 1999 a Primera División B, como campeones de la Tercera División, derrotando a Unión La Calera en una final jugada a tres partidos, y en su primer año como profesionales estuvieron a punto de subir a Primera División, sin embargo, quedaron en el tercer lugar, a tres puntos de Rangers de Talca.

El año 2004, la directiva decidió modificar nuevamente el nombre del equipo a Naval, buscando retomar parte de la historia del representativo de la Armada. En 2011, tras pasar incluso nuevamente por la Tercera División durante tres años (2006 a 2008), disputaron su derecho a ascender a Primera División enfrentando en la Liguilla de Promoción, en partidos de ida y vuelta, a Santiago Wanderers de la Primera División A. Una derrota 0-1 en el Estadio CAP de Talcahuano, con gol de tiro libre de Sebastián Rusculleda en el último minuto del partido, casi sepultó las ilusiones navalinas de cara al encuentro de vuelta, que finalizó empatado 2-2 en Valparaíso, no pudiendo alcanzar el objetivo y manteniéndose en Primera División B para el año siguiente.

Al final de la temporada 2013/2014, el Tribunal de Disciplina de la A.N.F.P. decidió el descenso de Naval de Talcahuano a la Segunda División Profesional, tercera categoría del fútbol chileno, debido a problemas económicos, los que redundaron en adulteración de las planillas de pago y en irregularidades en la información de pago de las cotizaciones previsionales.

En diciembre de 2017, tras haber finalizado en el segundo puesto de la Segunda División Profesional, el cuadro de Talcahuano fue desafiliado de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional por “no pago de sueldos e incumplimiento de obligaciones laborales”.

Desde aquella fecha que el balón no ha vuelto a rodar en El Morro de Talcahuano. La Sociedad Anónima Deportiva, que mantiene un litigio en tribunales con la A.N.F.P., no ha llegado a un acuerdo con el Club Social para postular al campeonato de Tercera División B y retomar así un largo camino de 30 años alejado de la máxima categoría del fútbol profesional chileno.

  • Artículo dedicado a todos aquellos hinchas que no han podido ver a Naval en Primera División y a quienes, en estos 30 años, partieron esperando el retorno de su equipo a la máxima categoría.

Fuente: Revista Minuto 90.

Artículos Relacionados